Re-conocer Kalú

septiembre 2, 2014 • Ciudad, Gastronomía / San Jose Eats • Views: 3613

 

«People who love to eat are always the best people»

Julia Child

Extraído de: https://www.facebook.com/RestauranteKalu?fref=ts

Extraído de: https://www.facebook.com/RestauranteKalu?fref=ts

 

Comer se convierte en un arte. Darse un tiempo para sentir. Hay un instante de gloria donde uno sabe que ese bocado, y ningún otro bocado, nunca sabrá igual. Que el tiempo se detiene cuando uno cierra los ojos para deleitarse.

Lo mejor de comer es que une a la gente, mis mejores comidas han sido compartidas. Hay algo hermoso de estar en una mesa con seres queridos, y saber que durante un breve momento el mundo se detiene para que uno este ahí, compartiendo el manjar de la vida por medio de los alimentos.

Esa tarde fui a Kalú con amigos, siempre me había causado curiosidad. Hay algo hermoso en que alguien al que uno quiere le enseñe un lugar nuevo, que de repente no es suyo, es nuestro.

Entrar, ver la decoración, enamorarse del lugar, ver los postres, respirar el olor a café, detenerse a admirar, compartir impresiones, que rico se ve eso de chocolate, pero vea ese de allá, deberíamos pedirnos ambos para probar, continuar, que el sol le pegue a uno en la cara, desubicarse un segundo, estar en la terraza, y respirar.

La mesa no importa, lo que importa es la compañía. Risas, y darse cuenta de que esta casa hermosa ubicada en Barrio Escalante alberga más que un restaurante.

 

Antes, durante y después de comer cualquier cosa puede suceder; por eso la comida, es la comida más importante del día. Esto dice el menú. Como no aceptar la invitación a comer, y más en un lugar que ya de por si en sí mismo es una invitación.

Cuando uno lee eso en el menú uno sabe que recibirá comida hecha con amor. Pedir cualquier plato del menú sabiendo que todo sabrá a gloria.

El tiramisú, el brownie, el alfajor conspiraron para que de repente Kalú se sintiera como estar en casa. La calidez del espacio así como de la gente. El modo en que los distintos sabores van haciendo una fiesta en los sentidos.

El menú va desde tartare vegetariano, lomo marinado, trucha al horno, hamburguesa Kalú, papas bravas, pizza, ravioloni. Pie de pecanas, tarte tatin, pie de maracuyá, tiramisú, macarons, alfajor. Todo como una garantía de sabor.

Ya dice la sabiduría popular barriga llena corazón contento.

Te extraño, eso decía la pared exterior del viejo Kalú, y así fue durante el breve mes que estuvo cerrado.

Es imposible no querer volver a un lugar de donde uno no se quiere ir.

Reencontrarnos en Escalante fue una experiencia muy grata.

 

Extraída de: https://www.facebook.com/RestauranteKalu?fref=ts

Extraída de: https://www.facebook.com/RestauranteKalu?fref=ts

 

«Tal vez no nos conocemos, pero créame cuando le digo que somos amigos … por que solo a ellos les cocino: el amor por la cocina nos une. Camille Ratton»

Así cierra el menú de este lugar que se vuelve un vórtice de tiempo en San José, y así cierra mi invitación a Kalú.

Horario: 12 md a 10pm

Ubicación:

10538437_754418254621160_5648709531420150727_n

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *