Chepeando / Andrés Fernández

agosto 19, 2014 • Destacados, Opinión • Views: 10497

ENTRE SILENCIOS

Con el asunto de la privatización de la calle 13 de San José, por parte nada menos que del Presidente de la República, ha quedado al descubierto, una vez más, el poco interés que dicha ciudad le merece a la mayoría de los costarricenses.

Ante el agravio a la urbe, el silencio ha sido casi unánime. Claro está que hay silencios y silencios. Por ejemplo, está el silencio del Centro de Patrimonio, que no acaba de pegar gritos sobre el proyecto de edificio para la Asamblea Legislativa, pretextando lo invasivo del mismo para el paisaje urbano de la zona.

Pues bien, el tugurio que algunos pretenden hacer pasar por mercado, también invade ese mismo paisaje patrimonial… pero para ello el Centro ya no tiene gritos. Es más, ni siquiera tiene una opinión, si es que alguna vez ha tenido una en su historia; pues, que sepamos, ninguna tuvo mientras de manera pública se desarrollaba el proceso que culminó en la escogencia del “invasivo” proyecto.

Algo parecido ocurre con el ICOMOS, siempre dispuesto a manifestarse DESPUÉS de que se derriba algún edificio patrimonial… y por lo general sólo cuando esa manifestación conlleva algún rédito político, así sea el de cierta simpatía ciudadana. Ante este atropello, en que se privatiza un patrimonio público urbano en favor de unos cuantos, en cambio, no ha dicho nada.

mercado_artesanias

El Mercado Municipal de Artesanía cuando aún se encontraba en construcción.

Al Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos por su parte, ya se sabe, la ciudad le viene floja; mientras que las demasiadas escuelas de arquitectura, con toda seguridad, ni se han enterado del dilema… quizá porque la suya será una arquitectura pura, despojada del tiempo y del espacio, que no se construirá en la ciudad si no en el platónico limbo en que se producen y reproducen las ‘maestrías’ de moda.

El gobierno del PAC también guarda silencio… pero ese se entiende: con tanta bulla generada por su abogado de campaña, no es el mejor momento para hablar de legalidades. No obstante, ese partido debería decirnos algo sobre este asunto, pues si históricamente se ha opuesto a las privatizaciones, no se explica por qué venir ahora a apoyar –así sea tácitamente– esta de la calle 13 de la capital.

Tendría que explicarnos, también, por qué en su primer gobierno se vienen a atropellar de ese modo las competencias municipales y a generar tal inseguridad jurídica en un país de derecho: como activos ciudadanos, al menos algunos, tenemos derecho a saberlo, sobre todo tratándose de la ciudad de todos.

La Municipalidad de San José si se ha manifestado y hasta ha puesto un recurso de amparo… claro: si gastó casi mil millones en construir un mercado de verdad en avenida 6 y calle 5, y en diseñar un plan de acompañamiento para el traslado ¡sería el colmo que no lo hiciera! … ¿verdad?

20 Responses to Chepeando / Andrés Fernández

  1. Paula Solis dice:

    Se ha generalizado el desarraigo por lo ciudad de San José, las intervenciones en muchos casos por no decir todos ignoran la historia y lo enriquecedora que esta puede ser, considero que esto ocurre porque es más fácil adoptar un extranjerismo o moda, que afrontar e incorporar nuestro legado al diseño.

  2. Nancy R dice:

    Y ese «nuevo mercado de verdad» cuenta con un estudio preliminar para justificar la nueva ubicación propuesta por la MSJ ?

    • Andrés Fernández dice:

      Dicha ubicación no requiere estudio alguno: se llama NECESIDAD versus DISPONIBILIDAD, es decir, sea que la municipalidad capitalina o el gobierno de turno necesiten ubicar una nueva dependencia en la ciudad, esta va a depender de que una u otro dispongan de un terreno propio o cedido por otra institución pública, puesto que de lo contrario el tema de comprarlo se vuelve muy engorroso.

      En el caso de la MSJ debe ir al Consejo, que va a pretextar que además de no haber presupuesto hay terrenos disponibles; mientras que en el Ejecutivo el tema debe ir a la Asamblea… que ni teniendo sus propios terrenos ha podido en hacerse un edificio en 20 años. Recordemos que la «cosa pública» en Costa Rica es muy compleja y que no fue sino en el último gobierno de don Oscar Arias que se le trato de dar una solución definitiva a un problema que entonces tenía 25 años… y que ahora tiene más de 30 y, por lo visto, no va a tener solución alguna gracias al nuevo gobierno.

  3. Norma Ehrenberg dice:

    Totalmente de acuerxo con don Andres. San José ha sido atropellad sin misericordia.
    Es hora de que se cuide lo poco que queda .

  4. Hernán Hidalgo dice:

    Demasiados atropellos en un sólo acto y todo para qué? Para que nuestro presidente siga en campaña eterna, yo espero que por el buen de la ciudad, por la institucionalidad, por el respeto a las instancias y por buen gusto eliminen ese tugurio

    • Andrés Fernández dice:

      Lamentablemente don Hernán tiene toda la razón: ese gesto populista y absurdo, atropellado y «atropellante» es un acto propio de campaña, mas no de un gobernante sereno y sensato que conoce sus limitaciones como jefe del Ejecutivo y el respeto merecido al régimen municipal, que es autónomo y es la base de la pirámide republicana en que se basa nuestro sistema de gobierno y convivencia. Además, claro está, de fondo está también el tema de la estética urbana… que a nadie parece importarle, aunque después se quejen de que la capital es «muy fea» (¿?).

      • Lorena Zamora dice:

        Será que tendremos nosotros los ciudadanos comunes y corrientes que manifestarnos ante tal «barbarie»?? , yo creo que si!! Saludos Don Andrés.

  5. Lise dice:

    Muy bueno, Andrés. Otra de las payasadas de este gobierno o de este presidente, quien a falta de directrices y de visión para gobernar, hace estos decretos demagógicos aquí y allá, atropellando toda la legalidad del país. El objetivo, salir en los noticiarios rodeado de artesanos-vendedores muy sonrientes y ponerse aunque sea momentáneamente una flor (falsa por cierto) en el ojal. Total, q este señor es un hijo político de José Figueres con quien se inició esta política de destruir San José afeándola y destruyéndola. Muy lamentable!!!!

  6. Jorge Selva Salazar dice:

    Gracias por el artículo, Andrés. Muchos estamos indignados y sorprendidos por esta nueva barbaridad, y las esperanzas de cambio que algunos albergaban (yo no), dan paso a una realidad cada vez más triste. Quien pase por ese «mercado» notará que no hay artesanos, sino que en su casi totalidad, se venden productos fabricados fuera del país, comercializados por mayoristas, que se beneficiarán de esta locura ejecutiva. Ojalá no sea tarde para corregir esta tontera.

  7. FORCOS dice:

    AMigos. La intensión de sacar a los artesanos y comerciantes de artesanía de esa franja- calle es en realidad dejar el espacio para que La fundación Arias para la Paz pueda expanderse. Oscar Arias ya había dado su intensión de hacer un Museo para la Paz en ese pedazo de zona. Eso también sería privatizar y además Tomar una actitud EGOCENTRISTA por un personaje que lo único que quiere es agigantar su imagen con el ícono de la paloma de la paz.

    Aunque no esté del todo bien que unos cuantos artesanos se apropien de esa zona, por lo menos so npersonas del pueblo, cambiables con el tiempo. Pero un Museo para la Paz con nombres y apellidos, sería pra toda la vida, un culto al EGOCENTRISMO. Lo veo peor aún.

  8. Andrés Fernández dice:

    En efecto, la payasada que menciona Lisette, corresponde más a un gesto de campaña que a un acto de gobierno: es una irresponsabilidad. Como mi amigo Jorge Selva, espero que no sea tarde para corregir el gazapo y eso habrá que verlo cuando la Sala IV resuelva el recurso de amparo interpuesto por la MSJ, con más que justa razón. Veremos…

  9. Tico dice:

    De buenas intenciones esta lleno el universo, tanto el gesto del Presidente Solis, como el de la MSJ fueron impositivos, errados, sin planificación, y sin pensar en la personas, tanto de los que trabajan, negocian y caminan por la ciudad, de que el «mercado» actual es un tugurio no se puede discutir, la pregunta seria ¿se podría mejorar?, integrarlo, hacerlo seguro, a lo mejor estético para algunos y con algún tipo de condiciones a los comerciantes sobre el tipo, calidad, etc de su producto, porque si los trasladan igual sigue siendo el mismo producto que van a ofrecer. Ahora bien si nos podemos a pensar, la ubicación actual esta rodeado de sitios donde los turistas transitan, por lo general las busetas o excursiones se estacionan cerca y los extranjeros aprovechan para comprar esos productos, me parece que la ubicación donde los quieren trasladar si bien esta contiguo a un plaza, no es precisamente un lugar donde los que trabajan en turismo llevan a sus clientes, osea su mercado meta tendría que cambiar a fuerza, y me pregunto, la municipalidad de verdad incorporo la opinión de esos trabajadores informales o fue una decisión como las que se toman en Costa Rica siempre imponiendo las cosas a favor de unos pocos, como actualmente pretenden los diputados hacer otro decreto o proyecto de ley para saltarse un requisito de ley, que buen ejemplo nos dan nuestras autoridades ¿sera que las leyes fueron hechas para romperse? Este es mi punto de vista, respetando la opinión de todos los del foro y al autor del tema, no es necesario que respondan. Saludos

    • Nancy dice:

      Estoy de acuerdo con este comentario, si bien el mercado actual es un tugurio, el pasarlo al costado Sur de las Garantías sociales no les beneficia en nada ya que ahí sería difícil que un turista vaya de compras, mucho menos que un bus se logre parquear entre cientos de buses de Desamparados.

      Que el mercado deberían de quitarlo pues también creo que sí, pero recordemos que estas personas están trabajando, nos guste o no su ubicación o infraestructura ellos tienen derechos.

      Me disculpan los que opinen distinto pero considero que la municipalidad de San José hizo un trabajo pésimo, cero acertividad con esta propuesta.

      • Andrés Fernández dice:

        Vamos por partes:
        1. los turistas, aquí y en todo el mundo, van donde los lleven o adonde les recomienden que vayan, ya sea que lo haga el guía, que lo lean o que las oficinas de turismo local se gasten plata anunciándolo con publicidad;
        2. los artesanos y comerciantes de La Casona -antigua Ferretería Macaya- que SI PAGAN alquiler e impuestos y hasta han invertido en restaurar un edificio patrimonial de la capital, tienen clientela a pesar de que en la calle Central donde están no se puede estacionar ni una buseta y pasan más autos en promedio que por la avenida 6, con lo que puede concluirse que el punto comercial se hace con esfuerzo e inversión… no lo hace la «acertividad» o no del municipio u otro ente público: eso se llama apelar al paternalismo;
        3. el tan cacareado «derecho al trabajo», deber recordarse siempre, no puede ejercerse contra el bien público, pues, de lo contrario, deberíamos dejar a los vendedores de droga operar libremente y sin restricciones legales, pues están trabajando y también tienen derechos… ese es un argumento espurio por eso;
        4. desde el punto de vista del orden urbano o urbanidad, no se trata de que una ubicación nos guste o no a unos cuantos, sino de lo que, a treinta años plazo y tras muchos de ellos de negociación con esos comerciantes, se llegó a consensuar como una solución… antes de que ellos mismos la desecharan, hecho del que habría que preguntarse, ojalá con alguna malicia, el por qué.

        Por último, dejó a disposición de quien quiera leerlo el enlace al artículo en que la señora alcaldesa de San José pone los puntos sobre las íes en este tema: http://www.nacion.com/opinion/foros/Mercado-Artesania-San-Jose-negociacion_0_1435056487.html

  10. Andrés Fernández dice:

    Ni forcos ni tico son nombres o apellidos… a anonimato deseado, el silencio por respuesta.

  11. FORCOS dice:

    Andrés, mucho gusto. En este momento de parte de FORCOS está hablando Cristian Gómez Barrantes. Es un gusto. Con todo respeto es elección de cada quien asumir un silencio como respuesta, en las redes sociales que al menos en mi caso no pasan frente a mis ojos todos los minutos del día. Pero este no es el punto. Respetuosamente me retiro de los aspectos arquitectónicos, no tengo conocimiento en eso. Mi opinión externada únicamente era con respecto a la posibilidad de que las intenciones de quitar este mercado fueran de expander la fundación Arias para la Paz. SI es así, como ciudadano preferiría que ese «tugurio» como muchos lo llaman prevalezca antes de un interés egocentrista. El patrimonio arquitectónico son muy importantes, pero para nosotros es así de sencillo, es más importante el espacio con igualdad para las personas, que una simple apreciación visual de si una estructura es tugurio o no. La ciudad debe ser bella, pero si por ser bella va a ser más excluyente y no le va importar echar a la calle a 1,2 o 20 personas, prefiero cuatro latas por comercio con personas humildes trabajando que un museo con palomas esculpidas idolatrando a una sola personalidad.
    Pues también personalmente no creo que el gobierno vaya a hacer esfuerzos por llevar a los turistas al nuevo mercado construido. Eso no le interesa, y si lo hace pues ojalá lo demuestre. Repito, no creo que la intensión de moverlos al costado de la plaza de Las Garantías sea para beneficiarlos, la única intensión es sacarlos de esa calle.

    • Andrés Fernández dice:

      Entre las malas costumbres y la falta de urbanidad que parecen haber acentuado las llamadas «redes sociales» (¿?), esta esa de pésimo gusto y una buena dosis de cobardía social, de ocultarse tras un seudónimo al opinar… de modo que, Cristian, ahora es diferente pues puedo dirigirme a usted como a una persona de carne y hueso y brindarle el respeto que por eso se merece: ¡qué diferencia!

      Una vez más y como Jack el Destripador bien dijera: vamos por partes.

      1. Los que usted llama «aspectos arquitectónicos» y sobre los cuales confiesa una ignorancia que pongo en duda, son en realidad los más importantes de lo que está en juego en la calle 13; pues cuando algunos -entre los que me cuento- nos referimos a la arquitectura y al urbanismo, no lo hacemos en abstracto, sino como lo que son en realidad: disciplinas humanísticas en el más amplio sentido, es decir, cuyo fin no es hacer más bella la ciudad, sino hacer del espacio urbano un mejor lugar para la gente -conste que no menciono al también abstracto «ser humano»- y cuando digo gente, digo, en la medida de lo posible, toda la gente, pues de espacio público se trata… y de ese aspecto, como gente que es, bien sabe usted.

      2. Lo que esta en juego aquí no es simplemente el patrimonio histórico arquitectónico y su entorno, sino el patrimonio público, particularmente el de ese espacio para la gente que mucha falta nos hace en San José, y una, si no la principal razón de su falta de «inclusividad» de que tanto se quejan, entre otros, quienes tanto defienden el despojo a la ciudad que está realizando el señor Presidente: para tener su anhelada igualdad en la ciudad, lo que hace falta son más espacios públicos… no menos.

      3. Quedemos claros en que cuando escribo, lo hago apegado a la precisión que brinda nuestro idioma castellano. Así, cuando en este espacio se califico esa instalación a la que insisten en llamar «mercado», de tugurio, se hizo con de acuerdo con la definición que da el diccionario de la RAE como instrumento de consenso en plurisémico mundo del lenguaje: ‘tugurio’. (Del lat. tugurĭum). 2. m. Habitación, vivienda o establecimiento pequeño y mezquino… de mod que no se trata de un juicio de valor, sino de una constatación física de su condición constructiva. Lo mismo vale para cuando se ha calificado su existencia de ser llevada en precario: ‘precario. (Del lat. precarĭus). 1. adj. De poca estabilidad o duración. 3. adj. Der. Que se tiene sin título, por tolerancia o por inadvertencia del dueño… y el dueño del espacio público es la gente, no en abstracto, sino de modo directo y vivencial.

      4. Ahora quien se va a declarar ignorante de algo soy yo: confieso que ignoro el origen de la patológica aversión a don Oscar Arias, padecimiento social que le conozco a gente de todas las condiciones sociales y, en términos doctrinales, no sólo provenientes de la izquierda criolla y sus compañeros de viaje. Como no sufro el mal y me parece un político costarricense entre otros -con sus méritos y particularidades eso sí- lo he criticado públicamente cuando me ha parecido censurable alguna de sus actuaciones u omisiones políticas; pero por lo mismo no veo como objetarle q

      • Andrés Fernández dice:

        … pero por lo mismo no veo como objetarle que se haga un museo a su ego si lo hace con su propio dinero y en su propio terreno: otros tenemos el ego menos inflado o, si se quiere, la personalidad menos ambiciosa… y escribimos en ‘blogs’. Otros, es más, hasta responden a lo escrito en ellos con seudónimo: ¡cosas veredes! -dijo el pseudo-quijote.

        • Agradezco su respuesta, siempre es valioso intercambiarse. En fin es puntual mi apreciación con respecto a ese «temor» de que una vez más nos pongan a todos a pelear y a argumentar para que nuevamente el «Gigante» termine ganando a costa de los»enanos» que creemos resolver el mundo y no nos damos cuenta que siempre perdemos.
          Le comento también y al que tenga interés que FORCOS se hace público antes que el nombre de los que lo soportan, porque las redes sociales, en mi caso y en el de algunos más, no nos interesa para «existir» como personas con nombre y apellidos, las usamos para difundir cosas que creemos que a otros les puede interesar. Como individuo ya hemos madurado alguito y no podemos gastar nuestro tiempo difuminando nuestro YO, pues entre más famosos o visibles en la red nos queramos hacer, más invisibles nos hacemos en nuestra real presencia. Saludos Andrés. FORCOS Costa Rica.

  12. Tico dice:

    La verdad nunca lo ataque a usted señor Andrés, pero tiene toda la razón, me equivoque y pensé que era un blog para discutir y proponer ideas sobre este problema que nos incumbe a todos, pero no, en este blog la única razón o verdad es la que usted escribió.
    El seudónimo lo seguiré utilizando pues es mi derecho y a lo mejor me gusta más que me llamen de esa manera, veo que es fan de Jack el Destripador, ese si seria un peculiar seudónimo.
    Suerte con la mudanza y que Dios lo bendiga, voy a ver si encuentro espacios para dialogar libremente, ya que usted lo convirtió en un problema contra los sin nombre, y debía ser un lugar para hablar de la Ciudad, urbanismo y no de su ego poco inflado.
    «La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece…» El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *