001: San José en el pecho

agosto 26, 2014 • Ciudad, Destacados, Opinión • Views: 4669

​Miércoles 20 de agosto.

Radar insiste en morder el peluche de Mickey Mouse y en abrazar la pierna de Adriana con afecto, digamos, desmedido. Adriana sonríe: «¿No era hembra?», pregunta. Es. El suéter de Adriana dice lo mismo que diría su sonrisa: «Stay patient and trust your journey«. Si Oliver tuviera un motto, sería precisamente ese.

Conocí a Oliver Skinner de casualidad. Reparé en él, primero, merced a su galería josefina en Instagram. Una y otra vez subía estampas de la capital que dejaban en claro su ojo atento y despierto; su bitácora digital le sacaba brillo a San José. Sembrado en la silla de la oficina no podía evitar envidiarle esa libertad con la que se nutría del entorno capitalino. Me animé a hablarle: «Mae, debería hacer un libro con estas fotografías, yo lo compraría».

Predator haciendo un alto en Chepe

Predator haciendo un alto en Chepe

Rodó el balón.

Me dijo que tenía un proyecto en mente. Pero que faltaba tiempo para concretarlo. No sería un libro.

Siguió rodando.

Le seguí la pista a Skinner por meses y me llamó la atención que, en tiempos donde la onda versa de repartir veneno (me confieso cómplice ocasional de la tendencia)​, el hombre dedicaba su «persona virtual» a compartir lo que común y peyorativamente llamamos «buena vibra». Me resultó, sobre todo, un personaje, una especie de loquillo desfasado porque, bien se sabe, en los tiempos modernos andar sonriendo por la calle es motivo de arresto social.

A partir de un video de Oliver karaokeando «Abarajame la Bañera» por Chepe conversamos de nuevo. Me pareció ameno ver aquel muchacho de porte «bien» metido en cuanta calle y avenida saludando «extraños» a diestra y siniestra, sin complejos. Olía a historia.

A por ella.

Su marca de camiseta (Plivertees) tiene 10 años. Una década entera de conocer su obra apenas por referencia hasta que, semanas atrás, entré por primera vez a su tienda. Previo a «la toma» de Oliver, el recinto en Otoya que funciona como casa y tienda, fue conocido como la sede de Des Pacio, galería que hoy día reside en San José centro (Avenida 0, Calles 09 y 11). Actualmente es taller y motor de todas las ideas de «Pliver» (Avenida 7, Calle 15).

Una de ella comprendió la recuperación de un lote aledaño que, de un día para el otro, se convirtió en anfiteatro. Zópilot y Monte armaron la fiesta en pleno 100en1día San José mientras que La Comuna se dio gusto grabando un promocional para el Circo Psicotropical de Dino Real. Vecinos y artistas están enamoradas de la idea de seguir aprovechando el espacio. Pero esa historia ya la contó el periodista Danny Brenes en revista Su Casa, así que no la repito: enlazo.

Otra de tantas (ideas) era, precisamente, aquella de la que alguna vez me había hablado. Las fotos de Chepe. Había que hacer algo con ellas. Y esta noche, que nos recibe en su casa con cena y trago, nos muestra.

Chepe, así tal cual, es el nombre de la nueva colección de camisetas que desde ya comprenden una especie de álbum portatil. Así, aquellas imágenes que Oliver fue capturando (casi siempre desde su teléfono) se despliegan en el pecho de quienes deciden llevar su cariño por la ciudad sobre la percha.

El primer tiraje sumó 60 chemas distintas; ninguna fotografía se repite ni se repetirá. Oliver esperó años para poder ejecutar la idea con esta particularidad elemental, pues quería hacer del proyecto una entidad continua y cambiante, como la ciudad misma. La técnica de la sublimación finalmente se lo permitió.

Predator, ahora en chema.

Predator, ahora en chema.

«Si te gustó la camiseta de Laura con la foto del predator haciendo el alto en su moto, vas a tener que esperar a volver a vérsela, porque solo ella la va a tener». La colección incentiva además, una relación mucho más próxima entre Skinner y su audiencia: «Si yo vendo la camiseta directamente, sé por ejemplo que ‘Yo soy Crema’ de Chelles con sticker de Naranjito 82 la tiene Mimiam».

Tan pronto se agoten estas 60 fotografías, otras 60 llegarán. Radar, por supuesto, ya tiene la suya.

 

3 Responses to 001: San José en el pecho

  1. Ana Barrientos dice:

    Lo felicito por agregar a su producto el factor identidad y en ese paseo encontrarse con la parte que le llego a su corazón ,siento hay muchas San José y cada persona se puede encontrar con la propia ya sea dándose un pasito o a través de sus camisetas llenas de color!!!
    Le deseo todo el éxito del mundo

  2. erick dice:

    Donde puedo conseguir una? Donde la compro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *