Usted también supla mi adicción al café, porfa.

julio 28, 2014 • Destacados, Gastronomía / San Jose Eats • Views: 2235

En mi interminable búsqueda del mejor café negro sin azúcar porfa, llegué a Café Rojo. Una casa viejita muy bonita ubicada 120mts. Oeste de la Alianza Francesa en San José. Rojas tiene algunos marcos y detalles, hay un ambiente muy ameno iluminado con bombillos medianos tipo guirnalda y unas lámparas hechas con hierro reciclado muy chiva.

Muy bonito todo, me dan ganas de quedarme, conversar y tomar café como si mañana no existiera y mi pulso lo permitiera, pero, hay un gran pero… el menú es muy reducido, era menos de la mitad de una hoja tamaño carta, las opciones son realmente escasas, y como si fuera poco, de las pocas opciones que tenía para acompañar mi café, no habían 3 de ellas, así que básicamente me conformé con lo que tenían, lo cual me parece irónico ya que era un sábado en la tarde post-lluvia, donde todos los adictos buscamos saciarnos de cafeína, dulzura y crocantes.

Me topé dos figuras públicas del teatro y la televisión nacional, así que pareciera que el lugar gusta mucho. A mí no me molesta tener que ir a ordenar en el mostrador y que me lo adviertan una vez que ya me senté (estoy mintiendo, sí me molesta), pero vamos… Además, yo no veo bien, soy un canino que requiere de gafas, y al solicitar el baño me enviaron a un pasillo atrás de la casa que oscuro es un piropo, finalmente encuentro la puerta y ¡sorpresa! no encuentro el apagador, estaba al frente mío pero en tal oscuridad cómo iba a encontrarlo, y tras de eso uno miope ni para qué… Bueno, levanto la patilla y discúlpenme pero yo soy un perro aseado y otra sorpresa: no había papel higiénico; lo superé pero la chica después de mí sé que le hizo más falta de lo que me hizo a mí.

Rojo estaba yo del hambre por el queque de banano que comí que aunque muy rico su tamaño era muy reducido (todos en la sala lo comíamos porque en verdad se quedaron cortos de repostería), el plato de las personas de al lado se veía muy bien, y el café lo disfruté bastante. A lo mejor no era mi día de suerte o les tocó un cliente muy quisquilloso, tal vez la próxima pueda probar las 3 cosas que no habían en el menú, que apuesto son deliciosas porque me las explicaron fenomenal, en mi imaginación las devoré.

 

RocoR.

 

Café Rojo 02

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *