Chepeando / Andrés Fernández

agosto 5, 2014 • Destacados, Opinión • Views: 4442

Veto al veto.

Como asesor de la Ministra de Cultura, María Elena Carballo, durante la segunda Administración Arias Sánchez, me correspondió analizar las propiedades que se le ofrecían al Instituto Nacional de Seguros para la construcción del Museo del Jade.

La recomendación final, la del terreno ubicado en avenida Central y calles 11 y 13 se debió, en esencia, a dos razones de peso desde el punto de vista urbano y social: 1ª el nuevo museo se ubicaría, a su vez, entre otros dos, a saber, el Nacional y el del Oro y, 2ª del mismo modo que la Plaza de la Cultura vestibula al Museo del Oro, la Plaza de la Democracia lo haría con el Nacional y con el del Jade, a razón de media manzana de vestíbulo urbano para cada uno de ellos.

Así, en una distancia de apenas poco más de 5 cuadras, se reunirían los tres museos que recogen lo más importante del patrimonio arqueológico del país, en pleno centro capitalino. Si a ello se suma que la peatonalización de la avenida Central tiene previsto llegar a topar con el también peatonal Paseo Ricardo Jiménez, de la calle 17, en algún momento los tres recintos estarían dispuestos para el público de la manera cómoda y segura que los ejes peatonales han venido a significar en el proceso de regeneración urbana de nuestra indigente capital.

 

 

El contraste entre un edificio de más de 20 millones de dólares y el

tugurio que pasa por mercado de artesanías, es evidente y vergonzoso.

La idea –inspirada en la llamada “isla de los museos” de Berlín–, eso sí, requería entonces la reubicación del supuesto mercado de artesanías que desde hace dos décadas usurpa el espacio público que es la calle 13. Aclaro que, como es evidente con sólo pasar por esa precaria instalación, eso no es ni de lejos un mercado si no un tugurio, y que lo de “supuesto” se refiere a que muchos de los que ahí pasan por artesanos, no son más que comerciantes de artesanías producidas en otras partes, cuando no en otros países.

Aun así, para que dicho traslado se diera en las mejores condiciones y sin lesionar en la medida de lo posible los intereses de los afectados, se construyó al costado sur de la Plaza de la Garantías Sociales, ahora sí, un mercado en el sentido estricto de la palabra, local que además de llenar las disposiciones sanitarias y de seguridad requeridas para ese tipo de instalaciones, se realizó contemplando las necesidades objetivas de aquellos comerciantes a los que iba destinado…

Iba, porque, una vez más, como tantas otras veces en San José, parece que tan civilizado proceso no va a ser posible. El absurdo y populista veto impuesto por el señor Presidente Solís, al veto impuesto a su vez y en su momento por don Oscar Arias para que los comerciantes de marras no se adueñaran de esa calle, echa por tierra cualquier ilusión urbana. Veto al veto ¡y la ciudad al carajo! –parece decir nuestro flamante nuevo gobierno, al crear, a costa del viejo espacio público, un nuevo feudo privado… para unos pocos y privilegiados ciudadanos.

Ya seguiré con el tema.

 

8 Responses to Chepeando / Andrés Fernández

  1. Carlos Porras dice:

    Los vendedores estarían mejor en un mercado con techo y paredes, vigilancia, y servicios sanitarios, en vez de los chinamos en que se encuentran. ¿Qué va a ser de la estructura del mercado en la Plaza de las Garantías? Por otra parte, que San José cuente con un conjunto de plazas y museos es una idea estupenda. En Costa Rica, lamentablemente, entre una idea y una ocurrencia, se acaba imponiendo la ocurrencia.

    • Andrés Fernández dice:

      La idea, como la llama don Carlos Porras costó, además, más de mil millones de colones en la construcción del mercado y poco más de 21 millones de dólares en la del nuevo Museo de Jade del INS … además del dinero invertido ya por la MSJ en la readecuación de la Plaza de la Democracia, que aunque pertenece al Museo Nacional, por no poder hacerle frente dicha institución, terminamos todos los josefinos financiando con nuestros impuestos: digo, en hora buena. La ocurrencia, entonces, vino después, durante la campaña electoral… triste pero cierto.

  2. Abel Castro Laurito dice:

    Comparto tu opinión

  3. Lorena Zamora dice:

    Excelente artículo, estoy de acuerdo.

  4. Luis dice:

    Esperaba un artículo de opinión de mayor tono. Uno que argumentara bien sobre las dinámicas actuales de San José y cómo la presencia o ausencia de ese predio va en detrimento o mejora de lo que realmente sucede en San José. Me parece una opinión escueta que no aporta nada, más que la fantasía pobre de una unificación de museos que solo satisface al arriba firmante. Poco argumento y mucho hígado. Lástima.

  5. andres fernández dice:

    EDITORIAL DE LA NACIÓN: «Una decisión nociva»
    http://www.nacion.com/opinion/editorial/decision-nociva_0_1431256867.html

    crhoy.com: «Municipio josefino acudirá a Sala Constitucional por levantamiento de veto a Calle 13»
    http://www.crhoy.com/municipio-josefino-acudira-a-sala-constitucional-por-levantamiento-de-veto-a-calle-13/

    • Guisella Flores dice:

      Estoy totalmente de acuerdo con comentario de Andrés Fernández. Ese disque mercado es solo un mamarracho de chinamos en los que me atrevo a decir, la mayoría no son artesanos , son revendedores, además muchas de las artesanías ni siquiera son autóctonas.
      Como profesora de español para extranjeros, de vez en cuando tengo que llevar estudiantes ahí y me avergüenza ese tugurio. Peor si alguno necesita ir al baño.
      No entiendo por qué no utilizar las instalaciones que ya construyó la Municipalidad. No están lejos, en todo caso nos iremos acostumbrando a caminar unos metros más (que no le cae mal a nadie).
      La idea de «la isla de museos» es muy buena.

  6. Andrés Fernández dice:

    La continuación de este comentario en: http://www.yoamochepe.com/chepeando-andres-fernandez-3/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *